Una oda a los relojes modelo base: por qué menos puede ser más

Como aficionados a los relojes, podemos tener una tendencia a comportarnos como maximizadores. Persiguiendo sueños cada vez más grandes. Perseguir materiales más exóticos. Persiguiendo movimientos más complicados. Obteniendo la versión que es aún más rara, aún más especial. ¿Pero sabes que? Esos no son siempre los mejores relojes. Permítanme aprovechar esta oportunidad para presentar una oda al modelo base: la versión más simple y, a menudo, más asequible de un reloj.

Creo que estos son a menudo los relojes más atractivos y hermosos. Sin lujos, solo lo esencial. Déjame explicarte por qué, y tal vez, solo tal vez, pueda persuadirte para que te concentres en el lado básico del catálogo la próxima vez.

Rolex Oyster Perpetual ref. 114300

Los modelos base tienen el diseño más puro

Permítanme comenzar con una pequeña aclaración sobre lo que quiero decir con modelos base. Estoy hablando de la versión menos complicada de un reloj. Esto puede ser en términos de complicaciones reales: piense en el Oyster Perpetual sobre el Datejust. También puede ser en términos de acabado, colores, decoraciones y materiales: piense en el Moonwatch sobre el Speedmaster Silver Snoopy Award 50th Anniversary.

La cuestión es que solo tienes que pensar en el proceso de diseño de un reloj para captar mi tendencia. Si tuviera que esbozar un reloj nuevo, dibujaría el modelo base. ¿Crees que Gérald Genta esbozó una complicación del tiempo de viaje y una fecha indicadora cuando imaginó el Nautilus? No. Dibujó la referencia. 3700.

Por supuesto, los grandes diseñadores pueden combinar características adicionales en diseños existentes con gran elegancia, pero hay algo puro en el modelo base. Para mí, al menos, a menudo hacen la declaración más audaz. Estoy más impresionado por la apariencia sutil pero poderosa de una ref. 3700 frente al exceso de un oro rosa ref. 5980/1R-001.

Patek Philippe Nautilus ref. 3700

Mantenerlo simple es lo más difícil

Habiendo incursionado en el diseño de productos en alguna ocasión, puedo decirles que mantenerlo simple es lo más difícil. Puede ocultar un diseño deficiente simplemente agregándole cosas. Esto se ve mucho en los relojes mal diseñados. Una faceta extra por aquí, un par de líneas por allá. Cosas innecesarias para enmascarar el hecho de que la base no era del todo perfecta.

Sin embargo, si la forma más simple y pura es correcta, no necesita nada de eso. Un par de relojes que me vienen a la mente son el Rolex Oyster Perpetual, Cartier Tank, Patek Philippe Calatrava y Junghans Max Bill. Te gusten o no, no se puede negar la calidad de sus diseños básicos.

Reedición del modelo base original Breitling Navitimer Ref. 806

Reedición del modelo base Navitimer original ref. 806

La funcionalidad de los modelos base sobre los adornos

Sin embargo, no es solo una cuestión de simplicidad. El Omega Speedmaster y el Breitling Navitimer son todo menos simples. Sin embargo, los modelos base en sus respectivos catálogos son impresionantes desde el punto de vista del diseño.

El actual Omega Speedmaster Professional Moonwatch

Tiene todo que ver con la funcionalidad. Los cronógrafos tienden a ser bastante complicados desde el punto de vista del diseño. Hay una gran cantidad de información que debe incluirse en una pequeña cantidad de bienes raíces. Aún así, cuando miras un Moonwatch o un Navitimer base, todo parece tener que estar ahí. No hay nada superfluo o decadente. Esto los hace, a mi modo de ver, infinitamente más atractivos que cualquier edición especial con adornos o materiales exóticos.

El cronógrafo que eleva este concepto a puro arte, en mi humilde opinión, es el Heuer Carrera ref. 7753NST. En particular, la versión de panda inverso es pura perfección. El esquema de color ayuda a la legibilidad y claridad del diseño. Me lo llevaría encima el Dato más complicado cualquier día de la semana.

Heuer 7753NST. Fuente: Shucktheoyster.com

De acuerdo, es posible que no siempre ahorre dinero en un modelo base

Abrí con una declaración sobre ahorrar un dólar o dos al optar por un modelo base. Este ya no es siempre el caso. Mi ejemplo favorito: el Patek ref. 3700: se ha apreciado en la estratosfera precisamente porque es la versión icónica.

El Moonwatch, sin embargo, es un mejor ejemplo. El Hesalite Moonwatch base es, en mi opinión, el mejor Speedmaster que puedes conseguir. También es uno de los más asequibles, en comparación con todas las ediciones limitadas que siguieron. Parece que Omega está de acuerdo, considerando que la marca dejó de hacer ediciones limitadas hace un tiempo.

Junghans-Max-Bill-Top

Junghans Max Bill

Pasar por alto el modelo base a su propio riesgo

A medida que profundizamos en los relojes, es posible que ya no nos entusiasmemos con las cosas más simples. Podríamos perdernos en cosas cada vez más complicadas. Ya no estamos impresionados a menos que se combine algún material exótico nuevo con un nuevo color brillante y una nueva forma extraña. Pero a veces, el gran gesto es simplemente mejor: el toque de brillantez que es la versión básica de un reloj realmente bueno.

Descubrí que en realidad puede ser extremadamente gratificante concentrarse precisamente en esos relojes. También siento que tienden a envejecer mejor que las versiones elaboradas.

¿Cómo te sientes al respecto? ¿Te gustan los relojes complicados y completamente adornados? ¿O prefieres las cosas más simples de la vida? No hay bien o mal aquí. Simplemente sentí que era hora de traer una oda a este último.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir